Antes de entrar en materia, recordar que de toda la vida la definición de leche es ‘’la secreción de las glándulas mamarias de los mamíferos’’, aunque la RAE ya incluye dentro de las acepciones de esta palabra al jugo producido por algunas plantas, frutos o semillas. Nosotros vamos a respetar el significado tradicional y a partir de ahora no las vamos a llamar leches vegetales si no bebidas vegetales.

Estas bebidas vegetales no se deben considerar sustitutivas de la leche ni sus derivados. ¿Por qué? Pues básicamente porque son alimentos totalmente diferentes. Si esto te parece una obviedad sigue leyendo y te daré más razones.

Por cierto, en este otro artículo también hablo sobre la leche y tal vez te pueda interesar 😛

Generalmente este tipo de alimento se incluye en dietas vegetarianas/veganas o se toman por intolerancia a la lactosa o a la proteína de leche de vaca. Para obtener los nutrientes que aporta la leche/lácteos deberás buscarlos en otras fuentes alimentarias distintas a las bebidas vegetales y si tomas este tipo de productos pensando que son la panacea deberás saber tres aspectos importantes sobre ellos.

  • La inmensa mayoría de bebidas vegetales del mercado tienen una cantidad muy pequeña del vegetal (alrededor del 10% y a veces incluso menos) que anuncian por lo que los posibles beneficios que pudieran tener gracias a ese ingrediente tendrían unos efectos limitados.

  • No se puede pretender que sustituya a la leche de origen animal, al menos en lo respectivo a la composición nutricional. La leche de origen animal tiene una de las mejores proteínas que existen (gran valor biologico y biodisponiblidad, entre otras propiedades) así como gran cantidad de micronutrientes. Las bebidas vegetales apenas contienen unos gramos de hidratos de carbono por ración y poco más.

  • Tampoco sustituyen al vegetal que los compone, o sea, beber leche de almendra no es lo mismo que comer almendras, ni de lejos tiene los beneficios que aporta ese fruto seco.

Vamos a poner un ejemplo para aclarar todo esto: imaginemos el caso de una persona que consume 1 vaso de leche y 1-2 yogures diarios (2 yogures equivalen a un vaso de leche). Calculando a bote pronto eso aporta unos 12-14g de proteína de la mejor calidad y casi 350mg de calcio (aparte de multitud de otros nutrientes).  Dos vasos de leche de avena, por escoger una bebida vegetal cualquiera, apenas aporta 3g de proteína por cada vaso y una ínfima cantidad del resto de nutrientes (sí que tiene algo más de cantidad de hidratos de carbono, que incluso en ocasiones es azúcar añadido).

Sí que me parece una buena opción si el objetivo es aumentar la variedad de bebidas de tu alimentación del día a día pero a nivel nutricional no hay color y no es que yo sea un defensor acérrimo de los lácteos (no son imprescindibles como algunos dicen pero también están criminalizados injustamente).

Por lo tanto, si por una razón u otra tienes que eliminar los lácteos de tu alimentación tienes que saber que estas bebidas vegetales no compensan los nutrientes que te da la leche, así que tendrás que buscar otras fuentes alimentarias que los aporten.