Hace unas semanas escuché por primera vez hablar sobre la Fasting Mimicking Diet (a partir de ahora Protocolo FMD), una variante del ya mencionado ayuno intermitente pero con diferencias que lo hacen relativamente distinto a dicho estilo de alimentación. Tras leer variosi artículos científicos, la evidencia era bastante clara en cuanto a beneficios en ciertos marcadores de salud, por lo que ya lo estoy probando con algunos pacientes, con resultados generalmente favorables.

Durante mi trayectoria profesional dentro de la nutrición siempre me he interesado por el ayuno, desde los tipos que existen del mismo, pasando por sus efectos sobre la salud hasta su análisis desde un punto de vista evolutivo, llegando incluso a pensar a veces que soy un poco friki del ayuno intermitente (aunque personalmente no lo he practicado en muchas ocasiones).

DIFERENCIAS PROTOCOLO FMD Y AYUNO INTERMITENTE

Aunque ambas estrategias se basen en la restricción calórica como mecanismo productor de los beneficios que poseen, mientras que en el ayuno intermitente podemos tirarnos desde 16 hasta más de 24 horas sin realizar alguna ingesta de alimentos, en la FMD se suelen realizar unas 3 comidas diarias (desayuno, comida y cena). La clave radica en las pocas calorías que se ingieren durante este protocolo (entre 800-1100kcal al día), consiguiendo así un estado similar al del ayuno completo. La otra diferencia la encontramos en el tiempo requerido: del ayuno intermitente se puede realizar cada día, de forma indefinida, mientras que la FMD tiene una duración de 5 días. En definitiva, es un protocolo donde ingerimos muy pocas calorías durante un rango de días relativamente largo.

LA DIETA

El primer día de la Fasting Mimicking Diet se consumen más calorías que el resto (unas 1100kcal). Desde el segundo al quinto día reducimos las calorías ingeridas a unas 700-800.

El reparto de macronutrientes varía un poco: el primer día es 10% proteína, 34% hidratos de carbono y 56% de grasa, mientras que el resto de días es 9% proteína, 47% hidratos y 44% grasa (existen variantes donde se consume un nivel de grasas similar al de la dieta cetogénica, es decir, cerca del 80%.). A grosso modo, es un tipo de dieta alta en grasas (sobretodo monoinsaturadas)h e hidratos y baja en proteínas, pero sin olvidar que el consumo de calorías es muy bajo (el consumo reducido de proteínas favorece la autofagia, un mecanismo de nuestro cuerpo para reciclar células y proteínas dañadas o viejas)

Uno de los posibles problemas de la dieta puede ser el hambre. Aumentar el consumo de grasas y reducir los hidratos favorecerá la aparición de cuerpos cetónicos (cetosis), mejorando el control de la saciedad.

Ejemplo de comidas durante protocolo FMD:

Desayuno: Café con leche

Comida: Ensalada (verduras variadas, aguacate/aceite de oliva y patata) y fruta

Cena: Tortilla + frutos secos + yogur

No pasa nada si no cumples con los porcentajes exactos que he mencionado arriba, la clave es que consumas las calorías establecidas y que la proporción de proteínas sea baja

FRECUENCIA

Variará dependiendo de tu objetivo o estado de forma (si quieres perder unos kilos de forma rápida o simplemente mejorar tu salud). En casos donde, por ejemplo, sea urgente perder peso, como en el caso de la obesidad, realizarlo 1 vez al mes es muy recomendable. En personas saludables y con peso óptimo incluso puede ser contraproducente (aunque si se realiza por mejorar ciertos aspectos de salud como el estado inflamatorio, se puede hacer 1 vez cada varios meses).

EFECTOS EN LA SALUD DE LA FASTING MIMICKIND DIET

Para hablar de los beneficios de este tipo de dieta vamos a centrarnos en los datos obtenidos en este estudio de 2017, donde un grupo de 71 personas con peso elevado realizaron un ciclo de FMD al mes durante meses. Como podrás ver a continuación, y a pesar de ser una dieta relativamente alta en grasas (saludables, eso sí) los resultados arrojados fueron los siguientes:

gráfica de pérdida de peso
PÉRDIDA DE PESO
gráfica de grasa corporal
PÉRDIDA DE GRASA
gráfica de perímetro de cintura
REDUCCIÓN DEL PERÍMETRO DE CINTURA
gráfica de presión arterial
DISMINUCIÓN DE PRESIÓN ARTERIAL
gráfica de colesterol total
COLESTEROL TOTAL
gráfica de triglicéridos
TRIGLICÉRIDOS
gráfica de estado inflamatorio
ESTADO INFLAMATORIO

Por otro lado, tenemos un par de estudios realizados en ratones donde se observaron datos esperanzadores en el tratamiento de enfermedades como la diabetes, donde el FMD favorece la expresión de genes de las células que producen la insulina. En el segundo estudio de los ya mencionados, este protocolo mejoró varios síntomas de la esclerosis múltiple

CONCLUSIÓN Y OPINIÓN PERSONAL

Aunque se tiene que seguir investigando sobre esta novedosa estrategia, los resultados son muy prometedores. La similitud de la Fasting Mimicking Diet con el ayuno, y la evidencia de los beneficios de este último hace que sea una herramienta muy interesante de cara a mejorar ciertos parámetros directamente relacionados con la salud (perfil lipídico e inflamatorio, grasa corporal…).

En mi opinión, y si crees que te puede venir bien por tu situación (por ejemplo, si tienes obesidad/sobrepeso, hipertensión…), no dudaría en probarlo. El grado de adherencia puede ser un problema debido a que puede que pases algo de hambre esos 5 días de duración que tiene, pero si has probado alguna vez el ayuno intermitente y no has sufrido tampoco lo harás con el FMD

Y si te da miedo hacerlo por tu cuenta, deja que te asesore un profesional de la nutrición 😛